Historia

Querido peregrino, con el Camino de los  Capuchino tienes la oportunidad de recorrer la fascinante historia que marca el nacimiento de la vital reforma franciscana que estalló en la región de las Marcas en la primera mitad del siglo XVI. Caminando por el encantador paisaje del interior de las Marcas, donde el mar, las montañas y las colinas se funden en una sola vista, pasarás por lugares que conservan la memoria de los orígenes, conociendo los acontecimientos que dieron impulso a la Orden de los Capuchinos, y podrás adentrarte en el espíritu que llenaba los corazones de aquellos primeros padres que, con todo su ser, querían vivir el Evangelio siguiendo el ejemplo de San Francisco y sus primeros compañeros.

La Orden de los Hermanos Menores Capuchinos (OFM Cap) nació oficialmente el 3 de julio de 1528 con la bula Religionis zelus del Papa Clemente VII, dirigida al hermano Ludovico Tenaglia de Fossombrone, después de que éste, junto con su hermano de carne el hermano Rafael y otros hermanos de las Marcas, animados por el deseo de recuperar la observancia espiritual de la Regla de San Francisco, hubieran huido de sus respectivos conventos en los años anteriores.

A través de este santo anhelo, se conectaron con el hilo sutil, pero constantemente presente a lo largo de los siglos de la historia de la Orden Franciscana, de quienes deseaban volver al ejemplo de San Francisco y sus primeros compañeros y a su intención de vida, tal como había sido expresada no sólo en la Regla, sino también en el Testamento, dictado por el Santo poco antes de su muerte para mostrar claramente a sus hermanos cómo debían acercarse a las palabras de la Regla. De hecho, San Francisco dijo en su Testamento:

«Y a todos mis hermanos, clérigos y laicos, mando firmemente, por obediencia, que no introduzcan glosas en la regla, ni en estas palabras diciendo: “Así han de entender”. Sino que, así como el Señor me dio el decir y escribir sencilla y puramente la regla y estas palabras, así también sencillamente y sin glosa habéis de entenderlas y observarlas con obras santas hasta el fin».

2

En contra de las propias intenciones de Francisco, instado por varios ministros, el Papa Gregorio IX con la Quo elongati de 1230 -es decir, sólo cuatro años después de la muerte del Santo- había escrito que «por la larga familiaridad que el mismo santo tuvo con nosotros, hemos llegado a conocer más plenamente su intención», decretando así que los hermanos no estaban obligados a observar las palabras del Testamento.

Ya en los últimos años de la vida de Francisco, la Orden, por entonces numerosa y poderosa, había tenido la tentación de desviarse de la radical intuición de sencillez de la vida cristiana de su fundador, hasta el punto de que se dice que el propio Santo, levantándose de su lecho en un ataque de ira, dijo:

«¿Quiénes son esos que me han arrancado la religión a mí y a los hermanos de las manos? Si puedo llegar al capítulo general, entonces les mostraré cuál es mi voluntad» y luego dijo al capítulo: «Hermanos míos, hermanos míos, Dios me ha llamado al camino de la humildad y me ha mostrado el camino de la sencillez. Por eso, no quiero que me menciones ninguna otra regla, ni la de San Agustín, ni la de San Bernardo ni la de San Benito. El Señor me dijo que eso era lo que quería: que yo fuera en el mundo un “nuevo loco”, ¡y el Señor no quiere llevarnos por otro camino que no sea el de este conocimiento! Pero por tu propio conocimiento y sabiduría Dios te confundirá».

Sin embargo, si con la fuerza de su testimonio vivo, Francisco mantuvo la orden en los caminos que él había querido, con su muerte y la exclusión del Testamento, se introdujo en la orden franciscana surgió una tensión perenne entre los que querían vivir según la pura intención de san Francisco y volver a la sencillez de los comienzos, y los que querían una orden mejor dotada pastoralmente, y por ello encontraban razones para gozar de dispensas papales de la pobreza, para ocupar cargos de prestigio y no menores, para no vivir como peregrinos y forasteros, sino para tener los bienes necesarios para la vida y la acción apostólica (aunque con la fictio iuris de la costumbre).

3

Aunque a lo largo de los siglos la segunda línea se convirtió en la predominante, nunca falló la otra opción de quienes querían anclarse a la vida de Francisco y sus compañeros, a su intención, a su deseo de una observancia no jurídica pero sí espiritual de la Regla (es decir, en el Espíritu del Señor): en primer lugar, sus propios compañeros, el hermano Bernardo, el hermano Aegidio, el hermano León, el hermano Masseo y otros que, tras la muerte de Francisco, vivieron al margen de la orden, refugiándose en ermitas para conservar el recuerdo de los inicios; Este legado fue retomado posteriormente por el hermano Giovanni da Parma, el hermano Corrado da Offida, el hermano Ubertino da Casale, el hermano Angelo Clareno y otros (los llamados “espirituales”); La Observancia nació del mismo deseo en el siglo XIV, primero con Fray Giovanni della Valle, Fray Gentile da Spoleto y Fray Paoluccio Trinci, que obtuvieron el permiso del Ministro General para retirarse con sus compañeros a la ermita de Brogliano en Umbría, donde pudieron cumplir su deseo de vivir la Regla de San Francisco sin las adaptaciones concedidas por las cartas papales.

La experiencia se impuso y a finales del siglo XIV había una veintena de ermitas repartidas por las regiones de Rieti, Umbría y Las Marcas. La propia Observancia en el siglo XV, liderada por las Cuatro Columnas (Fray Bernardino da Siena, Fray Giovanni da Capestrano, Fray Giacomo della Marca y Fray Alberto da Sarteano), adoptará desde el principio diferentes posturas, conduciendo a la orden en otras direcciones, en un camino intermedio que intentaba combinar espíritu y ley.

A partir de la comprensión del papel desempeñado por los eremitorios, se puede entender el resurgimiento del deseo, a principios del siglo XVI, de los capuchinos de llevar una vida eremítica, que no debe entenderse como un anhelo de vida eremítica en el sentido estricto de la palabra, retirada y alejada de los hombres, sino como una forma de vida que quería vincularse a la experiencia primitiva de Francisco y sus asociados que había seguido reapareciendo de forma genuina en los eremitorios.

4

Al final de un largo proceso histórico en la estela de los Espirituales, el Clareno y la Observancia, el Hermano Ludovico da Fossombrone llegó a la convicción de que no era posible vivir verdaderamente la intención de Francisco permaneciendo dentro de su Orden. La vida impuesta por la estructura de la Orden, en otras palabras, hacía imposible presentar el ideal franciscano en su pureza, por lo que la única alternativa posible para quienes querían volver a él era situarse fuera de esta estructura. En definitiva, no era posible vivir como Francisco dentro de la Orden Franciscana, por lo que los hermanos que tenían este deseo en su corazón sacaron las consecuencias necesarias.

Esta persuasión condujo a la fuga de fray Matteo da Bascio en enero de 1525 del convento Osservanti de Montefalcone y en el verano del mismo año a la de fray Ludovico y fray Raffaele del convento de la Annunziata de Fossombrone. Los tres años siguientes estuvieron llenos de vicisitudes aventureras (las descubrirás paso a paso a lo largo del camino) que llevaron al hermano Ludovico a obtener la bula papal del 3 de julio de 1528, la Religionis zelus, gracias al apoyo decisivo de la duquesa de Camerino Caterina Cybo. A los pocos años de su nacimiento, a pesar de los repetidos intentos de suprimir la reforma, la Orden de los Capuchinos tuvo una expansión explosiva, convirtiéndose en una Orden de miles de frailes dispersos por toda Italia y pronto fuera de sus fronteras, gracias a la posibilidad de acoger en su seno a otros franciscanos -y eran, en efecto, muchos- animados por la misma intención.

5

Las raíces de la reforma capuchina penetran en lo más profundo de la vida de Francisco conservada en la experiencia eremítica de los frailes. El movimiento de la reforma capuchina es la confirmación de la atracción endémica en la realidad franciscana hacia el ideal primitivo, es decir, hacia el modelo de vida de San Francisco y sus compañeros, tal como fue transmitido por las fuentes inspiradas por el más íntimo de ellos, el hermano León, y por la literatura de los espirituales.

En el primer capítulo general de 1535/6 en Santa Eufemia (Roma) se promulgaron las primeras Constituciones, divididas en doce capítulos, que configurarían la vida de la Orden, con posteriores ajustes no sustanciales, durante más de cuatro siglos. En las Constituciones de 1536 se da más importancia al espíritu que a las normas dispositivas, en vista de un programa de perfección animado por el más puro espíritu franciscano, que se expresa en la tensión ideal de la búsqueda de la mens de San Francisco.

La Regla se considera el “tuétano del Evangelio”, un concentrado del jugoso texto evangélico al que hay que dar cumplimiento espiritual. El capítulo VI de las Constituciones afirma la renuncia oficial a todas las explicaciones de la Regla porque es en sí mismo muy claro: se acepta el Testamento como única glosa.

6

Más tarde, los frailes capuchinos también se dieron a conocer como fervientes predicadores del Evangelio y compasivos servidores de los enfermos y sufrientes de su tiempo (es memorable la descripción que hace de ellos Alessandro Manzoni en Los novios). En poco tiempo, a los pioneros de la reforma capuchina se les unieron numerosos seguidores atraídos por su oración, su predicación, su austeridad, su reparto y su servicio a los pobres.

La reforma creció rápidamente y se extendió por toda Europa. Sólo diez años después de los primeros pasos, había unos 700 hermanos, divididos en 12 provincias religiosas. Después de cincuenta años, había 3.500 religiosos en 18 provincias y 300 conventos. En la actualidad, los hermanos capuchinos son una de las mayores órdenes religiosas del mundo, con más de 10.000 hermanos repartidos por los cinco continentes en 110 países.

Querido peregrino, para que puedas disfrutar más profundamente de la belleza de este viaje, hemos escrito la novela histórica  Lo spirito dei Cappuccini para acompañar tus pasos. Con una descripción vívida y aventurera, desarrollando la trama etapa por etapa, el narrador, en diálogo con usted, le adentrará en los valientes y turbulentos acontecimientos que marcaron el nacimiento de los capuchinos. Con tus propios pasos podrás recorrer la historia que has decidido seguir en este camino. ¡Feliz peregrinación!

Shopping Basket
Apri per chattare
1
Scrivimi un messaggio
Ciao Fratello/Sorella
Come posso aiutarti?