HomeLos CapuchinosEspiritualidad

Espiritualidad

La vida de los hermanos capuchinos es abundante en muchas dimensiones compuestas en sabia armonía, que se pueden resumir en los siguientes puntos:

Vida de oración

La vida capuchina combina la contemplación y la acción en un ritmo diario que alterna sabiamente el tiempo entre la contemplación y el compromiso apostólico. Así, toda su vida está impregnada del espíritu apostólico y toda su acción apostólica está modelada por el espíritu de la oración. La oración mental es la maestra espiritual de los capuchinos: en la tradición de la Orden, la oración es afectiva y del corazón, vivida como una respiración de amor que nace de la moción del Espíritu Santo, escuchando la voz de Dios que habla al corazón y lleva a la experiencia íntima del Dios vivo. En la oración, el capuchino aprende a salir del amor propio para vivir en el amor de Cristo en beneficio de todos los hombres. Inflamado por el amor a Cristo, lo contempla en la humildad de la Encarnación y de la Cruz para seguir sus huellas en este mundo.

«Hagamos siempre en nosotros habitación y morada a Aquel que es el Señor Dios omnipotente, Padre, e Hijo y Espíritu Santo». (San Francisco, Regla no Bulada, FF 61)

«Y guardémonos mucho de la malicia y astucia de Satanás, que quiere que el hombre no tenga su mente y su corazón vueltos a Dios». (San Francisco, Regla no Bulada, FF 59)

«Los hermanos no apaguen el espíritu de la santa oración y devoción, al cual las demás cosas temporales deben servir».(San Francisco, Regla no Bulada, FF 88)

Vida fraterna

Los capuchinos no viven como individuos, sino unidos en fraternidad. Como hermanos dados el uno al otro por el Señor y dotados de diferentes dones, se acogen mutuamente con gratitud. Por eso, dondequiera que vivan, unidos en el nombre de Jesús, son un solo corazón y una sola alma, buscando constantemente una mayor perfección. Se aman de todo corazón, soportando las faltas y las cargas de los demás, ejercitándose sin cesar en el amor de Dios. Como hijos de un solo Padre, se sienten hermanos de todos los hombres, sin ninguna discriminación. Al encontrarse con todas las criaturas en un espíritu fraternal, ofrecen continuamente a Dios, fuente de todo bien, la alabanza de la creación. Promueven auténticas relaciones fraternas entre los hombres y los pueblos, para que el mundo viva como una sola familia bajo la mirada del Creador.

«Y cada uno ame y nutra a su hermano, como la madre ama y nutre a su hijo, en las cosas para las que Dios le diere gracia». (San Francisco, Regla no Bulada, FF 32)

«Y manifieste confiadamente el uno al otro su propia necesidad, porque si una madre alimenta y ama a su hijo carnal, ¡cuánto más seriamente se debe amar y alimentar a su hermano espiritual!». (San Francisco, Regla no Bulada, FF 91)

«Todos los hermanos no tienen ni poder ni dominio, especialmente entre ellos.». (San Francisco, Regla no Bulada, FF 19).

Vida de pobreza

Los capuchinos viven sobriamente, libres de lo superfluo. Como San Francisco, se maravillan ante la belleza de Dios, que es humildad, paciencia y mansedumbre, manifestada en la humildad de la Encarnación y en la caridad de la Pasión. Enamorados de Cristo pobre y humilde, hacen suya la opción de la pobreza para seguir desnudos al desnudo Señor crucificado. El ideal evangélico de la pobreza indujo a Francisco a la humildad de corazón y al despojo radical de sí mismo, a la compasión por los pobres y los débiles y a compartir sus vidas. Adhiriéndose de corazón a la intuición de su fundador, como peregrinos y forasteros en este mundo, los capuchinos quieren seguir la pobreza del Señor Jesucristo en la sencillez de vida y en la alegre austeridad, en el trabajo diligente, en la confianza en la Providencia y en la caridad hacia los hombres.

«Los hermanos nada se apropien, ni casa, ni lugar, ni cosa alguna. Y como peregrinos y forasteros (cf. 1 Pe 2,11) en este siglo, sirviendo al Señor en pobreza y humildad, vayan por limosna confiadamente, y no deben avergonzarse, porque el Señor se hizo pobre por nosotros en este mundo». (San Francisco, Regla Bulada, FF 90)

«Y restituyamos todos los bienes al Señor Dios altísimo y sumo, y reconozcamos que todos son suyos, y démosle gracias por todos ellos, ya que todo bien de Él procede» . (San Francisco, Regla no Bulada, FF 49)

«Ved, hermanos, la humildad de Dios y derramad ante él vuestros corazones; humillaos también vosotros para que seáis ensalzados por él . Por consiguiente, nada de vosotros retengáis para vosotros, a fin de que os reciba todo enteros el que se os ofrece todo entero.». (San Francisco, Carta a toda la Orden, FF 221).

Vida en minoridad

Los capuchinos no quieren estar por encima de los demás y ocupar posiciones elevadas, sino que quieren ser “menores”, por debajo de cualquier jerarquía de poder, lejos de la lógica del mundo, de la posesión, del poder y de la autoafirmación. El Hijo de Dios, su modelo y guía, no vino a ser servido, sino a servir y dar su vida por la salvación de todos. Su descenso se perpetúa en el sacramento de la Eucaristía, donde se humilla cada día, viniendo a los hombres con apariencia humilde. Por eso, los capuchinos quieren seguir el camino de la humildad que les mostraron Cristo y su siervo Francisco. Viven de buen grado su vida fraterna con gran cercanía al pueblo y especialmente a los pobres, compartiendo con gran amor sus penurias y su humilde condición. Mientras van en ayuda de sus necesidades materiales y espirituales, hacen todo lo posible con su vida, sus acciones y sus palabras, para su promoción humana y cristiana.

«Pues, como estaba en pecados, me parecía extremadamente amargo ver a los leprosos; pero el Señor mismo me llevó entre ellos, y practiqué con ellos la misericordia. Y, al separarme de ellos, lo que me parecía amargo, se me convirtió en dulzura del alma y del cuerpo; y después de un poco de tiempo salí del mundo.». (San Francisco, Testamento, FF 110)

«Empéñense todos los hermanos en seguir la humildad y pobreza de nuestro Señor Jesucristo […] Y deben gozarse cuando conviven con gente baja y despreciada, con los pobres y débiles, con los enfermos y leprosos, y con los mendigos que están a la vera del camino». (San Francisco, Regla no Bulada, FF 29)

«Nunca debemos desear estar por encima de los otros, sino que, por el contrario, debemos ser siervos y estar sujetos a toda humana criatura por Dios». (San Francisco, Carta a los Fieles, FF 199).

Vida de anuncio del Evangelio

El primer apostolado del hermano capuchino no es hacer obras grandes, majestuosas y rotundas, sino vivir la vida evangélica en el mundo con verdad, sencillez y alegría. Los capuchinos tratan a todos con estima y respeto, ofreciéndose siempre a conocer, escuchar y dialogar. Quieren que la palabra de Dios quede impresa en sus corazones, de modo que ya no sean ellos los que vivan, sino que sea Cristo quien viva en ellos y se vean impulsados a hablar por abundancia de amor. Así, predican a Cristo, en primer lugar, con su vida y sus obras y, cuando le agrada al Señor, también con sus palabras. Están disponibles para la misión, para llevar el anuncio del Evangelio a todos los pueblos cercanos y lejanos, para que cada persona pueda escuchar la buena noticia del Evangelio, descubrir que es infinitamente amada por Dios y responder a la llamada de Dios realizando plenamente su vocación de amor.

«Como soy siervo de todos, a todos estoy obligado a servir y a prestarles en servicio las olorosas palabras de mi Señor». (San Francisco, Carta a los Fieles, FF 180)

«Todos los hermanos prediquen con las obras». (San Francisco, Regla no Bulada, FF 46)

«Defendámonos de la sabiduría de este mundo y de la prudencia de la carne, ya que el espíritu de la carne quiere y se esfuerza mucho por tener palabras, pero poco por tener obras, y busca no la religión y santidad en el espíritu interior, sino que quiere y desea tener una religión y santidad que aparezca exteriormente a los hombres.». (San Francisco, Regla no Bulada, FF 48)

Shopping Basket
Apri per chattare
1
Scrivimi un messaggio
Ciao Fratello/Sorella
Come posso aiutarti?